La nueva burbuja del alquiler: Hay lista de espera para vivir en Seseña