Granados y Aguirre, enemigos íntimos: de la admiración mutua... a esto