Sandra y sus hijos viven sin luz desde hace tres semanas: “Pedimos vivir dignamente”