Ángela y Cristian, tras conseguir parar su desalojo, piden ayuda