El senador Granados, increpado