La denuncia de Lola: "Acabamos convirtiéndonos en criadas por sueldos miserables"