Eder prueba el balut, un huevo de pato cocido que se come con el embrión dentro