Sobera alucina con la lista de requisitos que Miriam le pide a su cita: “¡Pero esto es la Sábana Santa de Turín!”