Ostras y brindis coreanos en una cita a ciegas que termina con sudores y mucho calor