Olivia y Guillermo se gustan tanto… ¡que se besan en el pasillo del restaurante!