A Melissa no le gusta el gazpacho: “La sopa fría es como un beso sin saliva”