Erik no tiene abuela: “Yo me miro al espejo y...”