Chus y Julio no superan la barrera física: “No me toques”