Alejandro mete la pata nada más empezar: “Nunca me habían dicho algo así”