Arnaldo se queda de piedra al descubrir que la “sincera” Aiksa le ha dado un teléfono falso