El día a día de un crudívoro: “No me como un entrecot desde los noventa”