Antonio y Emilia, presuntamente estafados por sus cuidadores, fueron encontrados por la Guardia Civil solos, encerrados y aislados en su piso