Roberto el cocinero la lía parda… ¡Y termina rebozado en harina!