El contrapunto de Dabiz Muñoz: Exigencia máxima con un punto de buen humor