Safu y Mikel pierden todo el dinero tras un concurso lleno de mala suerte