Miguel y Ana celebran a ritmo de gaita los 4.500 euros que se llevan para su año sabático