Los concursantes no hacen caso de Oliver y Benji: pierden 8.000 euros nada más empezar