Ni coche ni viaje a Nueva York: Mada e Irene tienen que conformarse con 188 euros para una tarde de "sofá"