Fernando y Pilar se quedan sin Ruta 66, pero con un amor de confinamiento