Fer confiesa su extraña manía: llevar los calcetines desemparejados