Manuel Gancedo, pentapléjico, lleva cuatro años sin ver a su hija