La preciosa historia de Xavier, que acude cada día a ver a su mujer con Alzheimer a la residencia: "Cuando me ve se le pone cara de alegría"