Los Mossos registran las oficinas de la planta petroquímica para determinar si hubo negligencia