Búsqueda de Blanca Fernández Ochoa: Los rastros que marcaron los perros eran una “falsa alarma”