El jefe de Anestesia del Ramón y Cajal afirma que están preparados para un rebrote, pero con un personal exhausto