El colectivo LGTB denuncia una amenaza de involución en algunos países occidentales