Policías negacionistas difunden un documento con trucos para que los ciudadanos recurran las sanciones