La zona de Valencia en la que se busca a los niños desparecidos está llena de pozos