El padre de los niños desaparecidos en Valencia podría haber dicho: “Están todos muertos”