La mina de oro de los expresidentes: llegan a cobrar 1.000 euros por minuto