Los mayores se quejan: “Si estamos sanos, somos tan aptos para salir a la calle como los jóvenes”