Australia continúa ardiendo: 28 personas han muerto, entre ellas un bombero