Indignación con el anuncio de la Comunidad de Madrid que busca voluntarios para ejercer de rastreadores: “Es insultante”