La huelga de Air Nostrum y la de vigilantes de seguridad complican la situación en el aeropuerto de Barajas