La familia de los parricidas asegura que ‘’la casa estaba en buenas condiciones, con camas, luz y agua’’