Comienza la carrera para salvar las vacaciones de verano: España se abre a la llegada de turistas