España supera los 600.000 casos y los 30.000 muertos desde el inicio de la pandemia del coronavirus