La película de Polanski arrasa en festival de cine de Venecia a pesar de las acusaciones que le rodean