Arruinada por una herencia: cobra 467 euros al mes y le piden 400.000 euros