Alquileres vergonzosos: 750 euros por un garaje convertido en una mini-vivienda