Los miembros de Alcorcón antifascista tampoco respetaron las normas de seguridad sanitaria