Zamarrón, un político con sosiego