Los trabajadores de un aeropuerto de Londres observan una presencia entre la niebla