Los trabajadores de una emisora de radio relatan testimonios escalofriantes