Cabezas del poder: Los íberos decapitaban a los enemigos una vez fallecidos